LOS SECRETARIOS PARTICULARES

LOS SECRETARIOS PARTICULARES
Edición 2009.

jueves, 5 de julio de 2012

DECÁLOGO DEL SECRETARIO PARTICULAR IDÓNEO


Para la actividad y movimiento y para el conjunto de ocupaciones de una oficina, un Secretario (a) Particular requiere:

*       Fortaleza, tener un cuerpo sano y fuerte. La actividad de su función requiere ir de un lado a otro, recibir gentes, conversar con unos y con otros, leer cartas, contestarlas, hablar en público, pensar en los negocios del titular y tener una naturaleza firme, segura, para no dejarse aplanar en momentos críticos de amargura.

*       Ser mañanero, acostarse temprano.

*       Comer poco y frutal. Digerir bien la comida y a su tiempo, comer despacio sin prisa.

*       Hacer ejercicio con regularidad. Tomando sus descansos necesarios.

*       Andar, saludar, levantarse, sentarse con seguridad y aplomo.

*       Vestir adecuadamente, con elegancia pero con sencillez. Preferir los colores grises, azules, negros. Tener un sello especial. No poner en su persona más que lo necesario.

*       Calzar bien, cómodo, elegante.

*       Cuidar la limpieza de la camisa, nítida, inmaculada, de buen gusto.

*        No darse a entender, ni por el aire de su persona, ni por su gesto, ni por su actitud, ni por sus maneras, sino por sus resultados.

*       No desperdiciarse, siempre mostrando con una cortesía afable.

*       Estimarse, ser cortés, leal, buen amigo.

*       No huraño y soberbio.

*       Ser discreto, cauto, reservado de las cosas que se entera.

*       No descubrir el pensamiento; gana más fama quien calla, quien no dice sino lo preciso.

*        Estar informado de todo lo que acontezca a su alrededor, así como del exterior en su entorno.

*       Esforzarse con sencillez, con cortesía, con afabilidad, en hacer desaparecer todo reparo.

*       No dar respuesta agria a quien no lo merece: corregir a tiempo con afabilidad y cortesía el desvío.

*       No actuar con falsos razonamientos.

*       No actuar nunca con ira, desprecio, pueden llevar a extremos que no estén e acuerdo con la ecuanimidad.

*       Se debe tomar con sosiego las cosas, comer, vestir, ir de una parte a otra despacio, lo que se hace precipitadamente mal y a disgusto, no produce.

*       Conservarse bien con el fiel de la balanza.

*       Nunca perder el sentido del equilibrio; ser entero o condescendiente, según los casos.

*       Medir el valor de las censuras y de las alabanzas y darles el valor del que tienen.

*       Identificar y conocer las naturalezas de quien y quienes se rodea;  ayuda en la toma de decisiones y de ascensos.

*       No se haga de rogar en las cortesías, si hay elogios, acepte sin protestas.

*       Ser docto con los entendidos, gris  con los opacos y pedestres.

*       Ser ecuánime y de buen carácter.

*       Ser fuerte y hábil; león y zorro.

*       Ser sencillo y natural. La vanidad es el exceso por más, la modestia es el exceso por menos.

*       Saber escuchar con discreción.

*       Conservar una faz serena, que oculte los desfallecimientos. Las decepciones, las amarguras. Ante el público ser siempre un semblante sereno.

*       No dar toda la información, reservarse algo es tener poder para después.

*       Conocer perfectamente las fuerzas y los alcances personales.

*       Nunca confiarse en la memoria.

*       Sea breve y concreto en las exposiciones y acuerdos.

*       No precipitarse, ni mostrar impaciencia.

*       No dudar de sí, muchos ojos están sobre su persona.


No hay comentarios:

Publicar un comentario